Xerojardineria, jardines que ahorran agua

 

La xerojardinería puede definirse como el uso racional del agua para la planificación de un jardín. Si hay algo que destaca en esta técnica, es que las grandes extensiones de césped no predominan tanto, así como las plantas exóticas, ya que requieren de unos cuidados y una cantidad de agua mayor. La xerojardinería es la mejor forma de tener un jardín con un toque distinto a la misma vez que se ahorra agua.

El que el jardín no disponga de las características mencionadas anteriormente no significa que vaya a ser más simple o menos vistoso, ya que también predominan diferentes contrastes, colores y los elementos decorativos.

¿Qué elementos se utilizan en la xerojardinería?

Si te decantas por la utilización de este tipo de jardines, debes de tener en cuenta que los pavimentos y suelos elegidos son muy importantes para el resultado final. Entre los más utilizados se pueden destacar:

  • Cantos rodados: encajan a la perfección a la hora de que las zonas estén delimitadas entre sí, a la misma vez que la humedad del terreno queda más retenida.
  • Cortezas de pino: entre sus cualidades se puede destacar que son capaces de conservar la humedad y preservar las especies.
  • Arena de albero: esta tierra se caracteriza por tener un color muy vivo, consiguiendo que las plantas a su alrededor destaquen.
  • Gravas decorativas: se utilizan como elemento decorativo para crear diseños originales y conservar la humedad del espacio.

Aunque estas son las opciones más utilizadas para diseñar el suelo, no hay que olvidar que la xerojardinería se centra en el ahorro de agua, por lo que será la elección de las plantas el paso más importante a la hora de crear nuestro jardín.

¿Qué especies vegetales son las más adecuadas en la xerojardinería?

Si te decantas por la utilización de plantas, debes priorizar aquellas autóctonas, es decir, aquellas que estén habituadas a vivir en el clima de la zona donde vives. No debes olvidar que el objetivo principal de la xerojardinería es el de ahorrar la máxima cantidad de agua, por lo que elegir árboles para jardín o plantas de sombra que tengan necesidades hídricas bajas es esencial.

Si escoges cactus o plantas crasas, estarás optando por especies que aguantan largas temporadas sin recibir agua y además necesitan pocos cuidados. Otra gran ventaja es que se pueden encontrar de una gran cantidad de formas distintas, pudiendo escoger aquellos que más se adapten a tus características y necesidades.

En el caso de los árboles, al igual que en el caso anterior, se deben seleccionar aquellos que consuman pocos recursos, como la acacia, el níspero, el nogal, la encina o el alcornoque.

Una buena idea de diseño es la de separar las especies vegetales en función de su naturaleza. Por un lado, estarán ubicadas las palmeras, por otro las gramíneas, en otro los cactus, etc. Esto hace que puedas tener una gama de especies vegetales más amplia y sacar el máximo partido a la xerojardinería.

La xerojardinería es cada vez más utilizada por todas aquellas personas que quieren darle a su jardín un toque especial, haciendo uso de especies específicas que le permiten ahorrar dinero a la larga, como los cactus o palmeras. Como no es necesaria la utilización excesiva de agua, el proyecto se amortiza de una forma rápida y los resultados estéticos no dejan indiferente a nadie.

Te ayudamos?


Canto rodado rojo, piedr jardin roja

Elementos que se utilizan en la xerojardineria

Menu