Velestone stabex

 

Stabex es un material perfecto para la realización senderos, caminos, parques y jardines. Es utilizado en calzadas, alamedas, vias peatonales, pistas para bicicletas, caminos rurales, hipódromos, centros de caballos, etc…
Entre sus principales ventajas destaca por que en verano evita el polvo y en invierno el barro, Stabex asegura a los senderos durabilidad y confort al caminar, preservando el aspecto natural.
El Stabex se mezcla con arena, normalmente arenas locales del lugar donde se colocan, esto hace que conserve las espececifidades regionales y que conserve su aspecto natural y rústico.

Stabex está compuesto de cal natural y un conglomerante hidráulico con efecto puzolánico. La cal natural es el conglomerante más adaptado al tratamiento de suelos ya que baja su contenido de agua, flocula las arcillas y facilita la compactación. El conglomerante hidráulico mejora sus propiedades mecánicas:así, aumenta la capacidad portante y permite una rápida puesta en circulación.

En la foto de arriba los caminos del Palacio de Aiete en San Sebastian.

Stabex preserva el aspecto natural de los suelos y tiene una puesta en obra simple y rápida, en la mayoría de proyectos basta con tener un buen terreno, mezclar el Stabex con la arena y compactar. Para proyectos más exigentes es conveniente desbrozar la tierra vegetal, nivelar el suelo, mezclar, extender y compactar.

Arriba foto del Cerco de Artajona, Navarra donde se ha utilizado Stabex para la estabilización del suelo.

Los suelos tratados con Stabex ofrecen gran resistencia a la erosión, excelente comportamiento frente a las agresiones climáticas, confort de marcha y sencillez de puesta en obra.


Ofrecemos Velestone Stabex en varios formatos, a granel y en sacos de 35 kg.

APLICACION

Se trata de un producto fácil de aplicar, normalmente es el propio cliente el que lo coloca pero también ofrecemos el servicio de aplicación, consultar.

Una vez el suelo a aplicar esté limpio de vegetación, se realiza la mezcla según el manual de aplicador, para obras pequeñas con una hormigonera portatil es suficiente. Se vierte el material y se rasea, una vez raseado se pasa un rodillo sin vibración, y posteriormente se pasa el rodillo un par de veces con vibración. Se le puede dar un aspecto más granulado si una vez aplicado se pasa un cepillo de alambre o algo similar.